El fin de toda empresas es el de maximizar utilidades. Para poder lograr lo anterior es necesario que la empresa siga o una estrategia de ventas o una estrategia de costos. La estrategia de ventas consiste en aumentar el precio en el cual intercambiamos nuestros productos o en aumentar la cantidad de productos nuestros que se intercambian en el mercado. Por su lado, la estrategia de costos consiste en reducir lo más que se puedan los costos en los cuales incurrimos a lo largo de nuestro proceso productivo. Al momento de seguir una estrategia de ventas debemos tomar en cuenta la sensibilidad de la demanda a cambios en los precios ofertados. Lo anterior significa tomar en cuenta cuantas personas dejarían de consumir nuestros productos dado un aumento en el precio. En este tipo de estrategia también resulta útil ver hasta qué cantidad podemos aumentar la oferta sin que estos productos se queden sin ser adquiridos. Por su parte, si seguimos una estrategia de costos podemos buscar disminuir el precio de los insumos o utilizar seguros para protegernos ante distintos riesgos y eventualidades que se pudieran presentar en nuestro día a día a través de seguros.

Al momento de considerar adquirir un seguro para generar mayores utilidades dentro de nuestras empresas, resulta útil tomar en cuenta los siguientes puntos:

Tipo de seguro.- Existen seguros para cubrirnos ante distintos riesgos que se pudieran presentar en nuestra operación diaria. Dentro de estos seguros podrían encontrarse los relacionados con la protección de nuestros activos, los relacionados con la protección del personal que labora dentro de nuestras empresas y los relacionados con la protección de los bienes que elaboramos.

Póliza.- La póliza es el nombre con el cual se le conoce al contrato de seguro. Al momento de adquirir una póliza resulta conveniente asegurarnos de que ésta contiene todas las cláusulas deseables. Además de lo anterior también resulta útil guardar nuestra póliza en un lugar seguro para poder acceder a ella fácilmente al momento de así requerirlo.

Cobertura.- La cobertura es todo aquello que cubrirá nuestro contrato de seguro. Al momento de determinar la cobertura resulta útil tomar en cuenta todos los riesgos a los cuales nos encontramos sujetos y la probabilidad de que dichos riesgos se presenten. La cobertura se relaciona directamente con la prima que tendremos que pagar para poder contar con nuestro contrato de seguro.

Una vez tomados en cuenta los puntos anteriores tenemos que acercarnos a aquella institución aseguradora confiable que ponga a nuestra disposición los seguros que requerimos para generar mayores utilidades dentro de nuestra empresa.