En nuestro día a día nos enfrentamos a distintos tipos de riesgos que podrían representar una pérdida considerable en nuestro patrimonio. Debido a lo anterior resulta útil contar con un medio de protección que nos ayude a hacer frente a los diferentes gastos que podrían resultar de un hecho catastrófico. El medio de protección más útil en estos casos es el contrato de seguro. El contrato de seguro nos respaldará ante las distintas eventualidades adversas que se podrían presentar en nuestro día a día. Mediante este contrato la parte aseguradora se compromete a otorgar determinada protección a la parte asegurado a cambio del pago de una prima. Al momento de considerar este tipo de contrato es necesario acercarnos a una compañía aseguradora confiable que ponga a nuestra disposicióndistintos contratos de seguro que nos brinden la protección y tranquilidad que requerimos.

Dentro de los términos relacionados con los contratos de seguro que conviene tener muy claros al momento de acercarnos a un agente de seguros se encuentran:

Póliza.- La póliza es el nombre con el que generalmente se le denomina al contrato de seguro. La póliza incluirá todas las especificaciones relacionadas con nuestro contrato de seguro. Al momento de contratar un seguro resulta útil leer claramente la póliza para asegurarnos de que incluya todos los puntos que nos interesan. Una vez que tenemos la póliza resulta útil guardarla en un lugar determinado para poder acudir a ella cada vez que necesitemos utilizarla.

Cobertura.- Este término se refiere a todo aquello que cubre el seguro. Es decir en qué casos el seguro se hará cargo de los gastos generados por un siniestro. Determinar la cobertura dependerá de nuestras necesidades personales de aseguramiento. Como regla general es necesario tener claro que a mayor cobertura mayor será el precio que pagaremos por nuestro contrato de seguro.

Prima.- Este término se utiliza para designar la contraprestación que tenemos que pagar por nuestro contrato de seguro. La prima dependerá entre otras cosas de la cobertura que hayamos elegido para nuestra póliza.

Deducible.- El deducible es el pago que tendremos que realizar cada vez que necesitemos hacer uso de nuestro contrato de seguro. La finalidad del deducible es que sólo se utilice el seguro cuando realmente sea necesario y no por cualquier siniestro menor.

Al momento de buscar estar protegidos ante las distintas eventualidades que podrían presentarse en nuestro día a día conviene contar con un contrato de seguro respaldado por una aseguradora de prestigio.

Topics: agente de seguros, contrato de seguros, pólizas de seguros, póliza de seguro, riesgos, riesgo, aseguradoras,aseguradora