El fin de toda empresa es llevar a cabo la creación de valor económico para poder lograr lo anterior es necesario por un lado aumentar el valor percibido de nuestros productos por parte del cliente y, por otro, disminuir los costos en los cuales incurrimos para llevar a cabo la elaboración de nuestro producto. Dentro de los distintos gastos que podemos reducir dentro de nuestras empresas, los gastos en imprevistos son una excelente opción. Estos gastos se llegan a presentar por distintas contingencias que podrían aparecer al momento de llevar a cabo el proceso de creación de valor económico dentro de nuestras empresas. La manera más inteligente de protegernos ante estos imprevistos es a través de seguros que nos permitan hacer frente a distintos gastos que se pudieran presentar. Dentro de los distintos seguros que podemos adquirir, los seguros de transporte son unos que podrían sernos de gran utilidad para protegernos ante gastos no previstos. Estos seguros nos ayudarán a hacer frente de las distintas eventualidades que se pudieran presentar con respecto a los transportes que utilizamos dentro de nuestras empresas.

Al momento de considerar adquirir este tipo de seguros, resulta útil tomar en cuenta los siguientes puntos:

Póliza.- La póliza es el nombre con el cual  se le conoce comúnmente al contrato de seguro. Al momento de contratar una póliza de seguro de transporte resulta útil tener presente de que ésta debe incluir todas las cláusulas deseables para asegurarnos de que contamos con el nivel de protección que necesitamos.

Prima.- La prima es el costo que tendremos que pagar para poder contar con nuestra póliza de seguro de transporte. La prima se paga usualmente una vez al año, sin embargo, esta periodicidad podría variar de acuerdo a nuestras necesidades particulares.

Cobertura.- La cobertura es todo aquello que cubrirá nuestro contrato de seguro. Al momento de determinar la cobertura resulta útil tomar en cuenta todas las eventualidades a las cuales nos encontramos expuestos. Además de lo anterior también debemos tomar en consideración la probabilidad con la que dichas eventualidades se pudieran presentar. La cobertura se relaciona directamente con la prima que tendremos que pagar para poder contar con nuestro seguro. Como regla general podemos decir que a mayor cobertura, mayor será la prima que tendremos que pagar.

Una vez que hemos tomado en cuenta los puntos anteriores, el siguiente paso será acercarnos a aquella institución aseguradora confiable que ponga a nuestra disposición el seguro de transporte que requerimos para nuestras empresas.