Dentro de los diferentes términos relacionados con el mundo de los seguros uno que debemos tener muy claro al momento de contratar uno de éstos es el de póliza de seguros. La póliza de seguros es el nombre que se le da dentro del mundo de los seguros al contrato que se realiza entre la persona que busca asegurarse contra algo y la compañía que accede a otorgar dicho aseguramiento. En este contrato se suelen establecer tanto lo derechos como las obligaciones a las cuales se comprometen ambas partes, así como las coberturas, es decir, los riesgos que asume la persona que otorgar el aseguramiento y que están especificados dentro de la póliza. La variedad de riesgos que una compañía aseguradora está dispuesta a asumir hace que hoy en día sea posible asegurarse prácticamente para todos los tipos de riesgos. Al momento de adquirir una póliza de seguro es necesario que nos informemos a fondo de las distintas características de dicho seguro para poder tener claro cuáles son los riesgos contra los cuales nos encontramos protegidos y cuáles son las exclusiones que existen dentro de nuestras pólizas.

La póliza nos la suelen entregar de manera impresa para que no quede duda acerca de las condiciones pactadas en dicho contrato. Es necesario que nos aseguremos que nuestra póliza incluya todas las especificaciones requeridas al momento de solicitar nuestro seguro pues de esta manera evitaremos sorpresas al momento de tratar de ejercer determinada cláusula. Al momento de asegurarnos debemos tener muy claro cuál será la vigencia de la póliza. Usualmente el periodo de vigencia de una póliza suele ser de un año, es decir 365 días, a partir de que entra en vigor la protección de riesgos pactada, sin embargo existen casos en los cuales dichos periodos pueden ser determinados por la persona que solicite la protección de acuerdo a sus necesidades personales. Lo importante al momento de determinar la vigencia de la póliza es asegurarnos de que ésta quede especificada en el contrato de aseguramiento.

Además de dejar claro el tiempo de vigencia de nuestra póliza otra cosa que resulta clave tener muy presente es el vencimiento de la misma y la manera de renovarla. Usualmente una vez que ha vencido nuestra póliza, ésta se renueva de manera automática sin embargo existen casos en los que esto no es así y es nuestro deber estar al tanto de ellos para no llevarnos sorpresas desagradables al momento de tratar reclamar por determinado siniestro. Cada vez que se encuentra próximo el momento de vencimiento de nuestra póliza es necesario aprovechar dicho evento para ajustar las condiciones de nuestro contrato de aseguramiento. Si no nos tomamos el tiempo para hacer esto, la póliza se renovará con las mismas claúsulas pactadas en el contrato original.

Si bien la póliza de seguros resulta ser sumamente importante debido a que es la forma del contrato de aseguramiento nunca debemos perder de vista cuál es el fondo del mismo. Determinar cuáles son los principales riesgos a los cuáles nos enfrentamos en nuestro día a día es lo más importante al momento de acercarnos a una compañía aseguradora para requerir de sus servicios.  Lo anterior dependerá principalmente de las actividades que realicemos en nuestra vida cotidiana. Dentro de las motivos de aseguramiento más recurrentes se encuentran el aseguramiento de autos, el aseguramiento de gasto médicos y el aseguramiento de vida. Si bien los anteriores resultan ser los más solicitados, un buen estudio acerca de los principales riesgos con los cuales nos enfrentamos nos ayudará a protegernos de una mejor manera ante distintas eventualidades inesperadas. Contratar una póliza para protegernos de dichas eventualidades siempre será una buena inversión.  

Topics: compañía de seguros, contrato de seguros, pólizas de seguros, aseguradora