Dentro de los distintos bienes que poseemos y que utilizamos en nuestro día a día uno de los que resulta bastante susceptible a ser víctima de un siniestro es nuestro automóvil. Lo anterior debido a que el ámbito de acción en el cual desarrolla sus actividades es un ámbito en el cual confluyen distintas variables que son imposibles de controlar. Proteger este tipo de bienes resulta indispensable debido a que al momento de adquirirlo realizamos una inversión significativa en él. Existen diferentes tipos de siniestros de los cuales podría ser víctima nuestro vehículo. Dentro de estos tipos de siniestros los dos más comunes son accidente o robo. Si bien el accidente y el robo con los siniestros más comunes que podría sufrir nuestro vehículo también se podría dar el caso en el cual nosotros pudiéramos ser los causantes del siniestro y como consecuencia de lo anterior pudiéramos dañar a terceros.

Hablemos de uno de los siniestros más comunes relacionados con nuestro automóvil: el accidente. El siniestro por accidente podría dañar nuestro patrimonio de manera significativa dependiendo de la magnitud del mismo. Existen ocasiones en las cuales los accidentes que sufren nuestro vehículo resultan ser leves y repararlo resulta ser económico sin embargo en la mayoría de los casos al ser víctimas de un accidente los daños son muy grandes. Dependiendo de la magnitud del accidente y del modelo de nuestro vehículo la cantidad que tendríamos que pagar variara. Sin embargo es indispensable encontrarnos protegidos en todo momento para hacer frente a cualquier accidente que se pudiera presentar al encontrarnos conduciendo nuestro vehículo. Si bien la probabilidad de accidente disminuye al aumentar nuestra habilidad de manejar siempre nos encontramos sujetos a la experiencia que tienen las demás personas al frente del volante. Existen ocasiones en las cuales un accidente podría provocar la pérdida total de nuestro vehículo, en este caso el monto necesario para reponer nuestro automóvil sería muy grande en el caso de que no contásemos con un seguro de autos que nos pudiese proteger en caso de que se presentase esta eventualidad.

Otro siniestro del cual podríamos ser víctimas al momento de tener un automóvil es el robo del mismo. Al ser un bien perfectamente móvil el automóvil resulta ser un bien bastante susceptible de robo. Lo anterior podría suceder mientras se encuentra estacionado en determinado lugar poco seguro o podría suceder mediante un robo a mano armada. Tener que reemplazar nuestro automóvil en este caso resultaría bastante costoso si no lo tuviésemos asegurado. Los autoseguros resultan ser una buena opción para reemplazar nuestro automóvil en caso de que éste fuese robado.

Además de necesitar recursos para reparar un daño que sufriese nuestro vehículo también se podría dar el caso en el cual nosotros hubiésemos tenido la culpa del siniestro y nos viéramos en la necesidad de tener que resarcir los daños. Lo anterior podría ser muy costoso de acuerdo con la magnitud del siniestro que hubiésemos provocado. Además en caso de que hubiesen sufrido algún perjuicio las personas que se encontraban dentro del otro vehículo los gastos médicos correrían por nuestra cuenta. Para que lo anterior no representara una pérdida significativa en nuestro patrimonio deberíamos de mantener un autoseguro con cobertura amplia que nos ayudara a hacer frente a daños ocasionados a terceros.

Los autoseguros nos darán la seguridad y tranquilidad que necesitamos para transitar por las calles. Al momento de contratar un autoseguro debemos asegurarnos de hacerlo a través de una empresa aseguradora confiable que nos brinde los mejores términos dentro de nuestra póliza de seguro. Elegir la cobertura dependerá de nuestras necesidades específicas y de los riesgos a los cuales nos enfrentemos al utilizar nuestro vehículo.

Como-comprar-un-seguro-de-auto

Topics: compañía de seguros, agente de seguros, autoseguros, seguro de autos, aseguradora